La sentencia indicada es clara: el trabajador sabe que el uso personal del ordenador no es correcto, y sabe que está utilizando un medio que, al estar lícitamente sometido a la vigilancia de la empresa, ya no constituye un ámbito protegido para su intimidad.

Call Now